Tu Salud Sexual
sexualidad
Inicio


TEMAS:

Anticonceptivos

Anticonceptivos : Comparativa

Coito interruptus

Como usar el condon

Diafragma Cervical

Preservativo

Preservativo Femenino

Embarazo

Ciclo Menstrual

Por edades

Andropausia o Andropenia

Menopausia y climaterio

Sexualidad : embarazo y parto

Sexualidad en adultos

Sexualidad en la adolescencia

Sexualidad en la infancia

Sexualidad en la madurez

Salud Sexual

Cardiacos y circulatorios

Drogas y sexualidad

Enfermedades sexuales

Eyaculación Precoz

Frigidez

Medicamentos y sexualidad

Paternidad y Adn

Sexualidad e hipertensión

Sexualidad y depresion

Sexualidad y diabetes

Sexualidad y obesidad

Sexualidad y prostata

Vaginismo

Vida sexual plena

Sexualidad

Ciencia y Sexualidad

Consejos para los hombres

Desviaciones Sexuales

Discapacidad

El orgasmo femenino

Historia y Sexualidad

Juguetes Sexuales

La masturbacion evita el cancer

La sexualidad en la vida

Masturbacion

Mejorar la Sexualidad

Mitos Sexuales

Sexualidad responsable

Tamaño del pene

Zonas Erogenas


SECCIONES


Foro
Buscador interno
Recomienda esta página
Encuestas
Contáctanos

LINKS






Conéctate

Nombre de usuario :
Contraseña:
Recuérdame
Regístrate
Olvidé mi contraseña

Por edades -> Sexualidad en la madurez

EN LA EDAD MADURA

En la edad madura

Cumplidos los 60 años, la sexualidad sigue desempeñando un papel importante en la vida, pese a la falta de oportunidades para ejercerla y la marginación que sufre la población mayor en la sociedad. Si todo lo concerniente a la sexualidad humana está muy condicionado por una serie de mitos, éstos son especialmente asumidos en nuestra sociedad cuando nos referimos a los mayores y su vida sexual. El filósofo M. Huhn incluso los ha enumerado:

Mitos sobre sexualidad en ancianos (M. Kuhn)

- El sexo no es importante en la edad avanzada, se supone que los últimos años de la vida son asexuales.

- El interés por el sexo es un hecho anormal en la gente de edad.

- Los viejos no tienen capacidad fisiológica que les permita tener conductas sexuales.

- La sexualidad se debilita en la menopausia y desaparece en la tercera edad.

- La sexualidad ha de ser productiva.

- Puede ser aceptable la pareja de hombre mayor y mujer joven pero es ridícula la pareja de una mujer mayor y un hombre joven.

Frente a esto, las investigaciones indican que mientras se conserve un buen estado de salud no hay motivo alguno para que el interés y las prácticas sexuales desaparezcan. Es, por lo tanto, importante ubicar la vida sexual de las personas de edad dentro de su contexto psicológico y de comportamiento. De esta manera, se observa que la forma de ejercer la sexualidad durante la vejez está determinada por la actitud que el sujeto ha tenido ante el sexo durante toda su vida. Quienes viven mal la sexualidad en su etapa de la madurez son las personas que se han quedado limitadas a un modelo juvenil, o incluso adolescente, de las relaciones amorosas y sexuales.

Mientras se conserve un buen estado de salud no hay motivo para que el interés y las prácticas sexuales desaparezcan

La sexualidad en la madurez ofrece experimentadas la riqueza de haber profundizado en todos los aspectos y posibilidades del encanto amoroso. Se conocen hasta en los detalles más mínimos, propios y de la pareja, cada uno tiene una experiencia completa del cuerpo del otro, sabe exactamente cómo darle placer. Basta con un gesto, una mirada, una sonrisa para desencadenar la magia que lleva al máximo gozo.

La desinformación y la creencia de que la práctica de la sexualidad es exclusiva de la población joven y que desaparece en la senectud (asexuación del mayor) influyen de modo significativo en la conducta sexual de las personas maduras. Otros factores que también dificultan llevar adelante una buena sexualidad son la falta de pareja sexual, la historia sexual previa, las dificultades económicas y sociales, y las condiciones físicas, sin menospreciar los factores de actitudes y las creencias personales.

Sin embargo, los avances médicos y la mayor esperanza de vida, junto con la instauración de la creencia de que la sexualidad y la afectividad son connaturales en la persona y sólo deben finalizar con la muerte, confirman que ni el interés ni la actividad sexual desaparecen en las personas mayores. Sí es cierto que la sexualidad se transforma con la edad, pero según los estudios, más del 85% de las personas mayores de 60 años disfrutan de sus actividades sexuales.

Los problemas de vivir la sexualidad en la edad madura

Los problemas más frecuentes que se encuentran y que limitan o impiden un desarrollo completo de la vida sexual de las personas maduras son:

- La falta de pareja: la mayoría de las personas de 75 o más años de edad son viudos o viudas.

- La carencia de privacidad: la mayoría viven en residencias o con familiares.

- La limitación de su autonomía.

- La dependencia del entorno.

- La dificultad física para mantener relaciones sexuales.

Los cambios que produce la edad en relación a la respuestas sexual no hay por qué verlos desde una perspectiva negativa y sin solución

Con la edad hay cambios generales en la respuesta sexual humana, pero no todos han de considerarse negativos y sin solución. Lo que sucede es que la desinformación y la ignorancia sobre la propia sexualidad son más comunes de lo que se cree. Y no sólo en esta etapa de la vida, aunque es en ésta donde se hace más necesario cambiar de actitud y rescatar la bondad de la sexualidad de los mayores y reivindicarla como un derecho que mejora calidad de vida. Para ello, tenemos que favorecer una serie de transformaciones en el plano social y personal.

Desde la perspectiva social es necesario:

- Desterrar los mitos que convierten la sexualidad en la edad madura como algo inexistente, imposible o reprobable.

- Aceptar unas actitudes positivas que llevan a ver la sexualidad como algo inherente al ser humano.

- Fomentar que los profesionales y las instituciones desarrollen programas específicos, organismos públicos y privados que aborden la sexualidad de los mayores.

Desde la perspectiva individual hay que asumir que se producen cambios a nivel físico y psicológico, pero que hay que trasformar la vivencia de la sexualidad.

Las maneras de hacerlo son:

- Primar la calidad a cantidad.

- Valorar la extensión y variabilidad de la expresión sexual más allá del coito. - Hacer menos hincapié en metas o resultados y dar más importancia al placer, las caricias y las sensaciones.

- Utilizar estímulos adecuados, la práctica y frecuencia que cada situación requiera.

- Convencerse de que no se debe apagar el deseo de vivir y de que se puede disfrutar con el mismo entusiasmo que antes.

- Reivindicar el clítoris como un componente importante para la excitación y el orgasmo.

- Saber que el control eyaculatorio mejorado del hombre de edad permite una relación más prolongada, antes del orgasmo, lo que puede aumentar el placer de la mujer.

- Conocer que el hombre de edad requiere de un contacto genital directo mayor para la excitación o el orgasmo.


Andropausia o Andropenia Menopausia y climaterio Sexualidad : embarazo y parto Sexualidad en adultos
Sexualidad en la adolescencia Sexualidad en la infancia Sexualidad en la madurez